lunes, octubre 01, 2007

Cambios.

El fútbol se ha transformado en un deporte de putos de alma. Dejo de ser como dicen de hombres Ole bajo el brazo.
Me tienen las pelotas llenas lo puto que son tirándose en cada roce, reclamando tarjetas, haciendo teatro. Son recontra putos.

No digo que en el rugby no haya putos, ni que no sean, pero no se artistea tanto.
Me estoy refieriendo al juego en sí.
Me di cuenta tarde que la dinámica que hay en el rugby de hoy hace que el fútbol sea visto con una lentitud asombrosa.

Lo que si se podría hacer en el fútbol es adoptar algunas cosas del rugby.
1-Que lo que habla el referi se escuche en el estadio y TV.
2-Que se pare el tiempo cuando atienden a un lesionado.
3-Que haya "blood substitutions".
4-Y que la tarjeta amarilla te saque 5 minutos.

Que vuelva el fútbol de los 70 o principios de los ochenta.

3 comentarios:

Cachito dijo...

La principal diferencia entre el fútbol y el rugby es que un futbolista puede ser estrella e ídolo mundial por su habilidad con la pelota sin que ello implique que tenga que poner la gamba. Se puede ser un pulenta siendo un cagón o un egoísta. Ejemplos a montones.

En rugby, en cambio, si sos Cachito ( perdón, quise decir Gardel ) con la ovalada pero arrugás en el tackle ya podés irte yendo solito a la reconchadetumá, antes de que te lo indiquen a patadas en el orto tus propios compañeros. En rugby de primer nivel sencillamente no se puede ser estrella y al mismo tiempo cagón o insolidario. Son características incompatibles.

yurgen dijo...

Esta bien.
PERO, por ejemplo Beckham seamos sinceros, tiene clase sabe con la pelota, pero es un cagón.

Cachito dijo...

Claro, eso es precisamente lo que estoy diciendo: se puede ser estrella de fútbol y cagón ( o egoísta ). En rugby no se puede ser estrella y cagón. Son cualidades incompatibles.