martes, julio 18, 2006

Ingenio

No hay mersada más grande que ponerle de nombre a la despensa y/o fiambreria "L y P " o "J y A".
Ponerle las iniciales a un negocio generalmente queda para el orto, diría en un 99,99% de los casos.
La excepción debe ser J&B, y es con el &, que tiene más onda.

1 comentario:

Patrizio dijo...

Y peor todavía cuando se pone el principio de dos palabras:

Me acuerdo de unos alfajores que se llamaban ALIJOR (Alicia y Jorge)y de unos porteros eléctricos que se llamaban PORTELEC.

Muy mal, muy mal.