domingo, julio 09, 2006

Era Obvio.

Para un Mundial mediocre, nada como un campeón mediocre.
Solo tres buenos minutos (alargue contra Alemania) en todo el Mundial le bastaron para ser campeón.

1 comentario:

Patrizio dijo...

Hinché por Italia y por eso me puse contento. Pero si es cuestión de merecimientos, lo de la final fue más que injusto. Ni con un tipo más podían salir del encierro.